Panaderías artesanales: el regreso al origen

SHARE


Una mañana siempre es más amable con una taza de café y pan. Pero la diferencia entre una actividad rutinaria y un momento especial está en la calidad de los productos. Para que logres esto te aconsejo una visita a las panaderías artesanales que sigilosamente están invadiendo, con sus olores y sabores, varios puntos de la ciudad.

México es por tradición consumidor de pan dulce y salado. Antaño existía un personaje que, canasta en la cabeza, recorría en su bicicleta los barrios de la Ciudad de México ofreciendo a gritos conchas, bigotes, orejas, ojos de Pancha, teleras, bolillos, chilindrinas y una gran variedad de panes. Hoy ese personaje no existe más, pero poco a poco se van asomando por aquí y por allá lugares donde se ofertan panes artesanales de campiña, de centeno, pan rústico, o panes dulces aderezados con higos, mangos o guayabas–sólo por mencionar algunos.

Uno de estos lugares se llama Panadería Rosetta. Todo comienza hace seis años en la colonia Roma con un restaurante en donde se ofrecía un pan tan rico que los dueños deciden abrir una panadería artesanal independiente. Los primeros en gozar de estos productos fueron los habitantes de la colonia Roma (Colima #179); tres años después se abrió una sucursal en la colonia Juárez para disfrutar de un rol de guayaba con queso ricota, el emblema de estas panaderías.

El pan casero que se ofrece en Rosetta está elaborado con productos 100% mexicanos y con materia prima de primera calidad que incluye varias hierbas, la firma de la casa. De esta manera, en Rosetta puedes encontrar bollos humectados con jarabe de romero, pan de semillas, o hasta pan de pulque, sólo por mencionar algunos. Y de panes dulces mejor ni hablamos: sus roles de guayaba, de cardamomo, de canela o de almendras son super populares; sin excluir a los bastones de higos y avellanas, o a las deliciosas conchas de vainilla y chocolate. Y, por si esto fuera poco, hay pan para veganos, panes integrales, regulares y combinaciones tan sofisticadas como pan con estragón, único de panaderías Rosetta.

Otra de las panaderías artesanales que ofrece productos de muy buena calidad es Delisa, una firma con una tendencia más europea y que entre sus especialidades ofrece hogazas, baguettes francesas y antiguas–estas últimas elaboradas con centeno–; barras y pan de costra dura–algo muy europeo–. Pero la especialidad de la casa son las barras rellenas de tomates caramelizados, que hacen del pan salado una delicia.

Elisa Pérez Salinas, chef propietaria de Delisa, trabajó muchos años con panadería francesa y ahora le agrega a sus productos un toque mexicano, lo que ha hecho el éxito de Delisa.

Pero no sólo los panes dulces y salados que se elaboran en Delisa es lo que atrae a los clientes, también la decoración retro-europea juega un papel importante. Aunque pequeño, con su impecable decoración francesa, Delisa invita a detenerse un momento a tomar un café o un chocolate y acompañarlo con un pan de nuez, arándanos y pasas, o con una popular trenza de Nutella.

Otra de las panaderías artesanales que más ha crecido en los últimos años es Da Silva, con sus ochos sucursales en la Ciudad de México. Lo que distingue los productos de Da Silva es el proceso de larga fermentación, el cual puede tomar hasta 72 horas y permite obtener panes más crocantes. Para que te des una idea de la variedad de pan que ofrece esta panadería y ver qué sucursal te queda más cerca visita su página web y empieza a seleccionar tus panes preferidos.

Panadería Delisa

73 Havre Colonia Juárez D.F. 06600

5511-5745

Get Directions
[gmw_results]

Our writers' favourites

X
- Enter Your Location -
- or -