El Zinco, música en vivo y una noche inolvidable

SHARE


Los capitalinos sabemos que no se conoce la Ciudad de México si no visitas su Centro Histórico en el que se erigen emblemáticas bellezas coloniales como el Palacio de Minería o el Antiguo Colegio de San Ildefonso. Pero una vez que estás ahí tienes la certeza de que no sabes nada de la ciudad moderna si no caminas hasta los rincones de El Zinco Jazz Club.

En mi más reciente visita tuve la oportunidad de probar la música en vivo del Dragón, literalmente: el nuevo álbum de la cantante Paulina Fuentes que, al mezclar el ortodoxo jazz con pop latino y dejos de folk, te hace mover hasta sentir un sopor de verano en pleno invierno.

Nada mejor para cambiar el chip de un día estresante entre multitudes de autos y edificios por una atmósfera de pianos, guitarras y bajos.

Al visitar El Zinco Jazz Club deberás prepararte para una velada peculiar: no se trata de beber hasta el hastío o bailar sin parar, sino de saborear cada acorde y vivir cada ritmo sincopado, perderse en el frenesí de una trompeta o un contrabajo que no cede ante la madrugada y, ¿por qué no? aprender un poco de esta cultura general.

Instalado en el sótano donde alguna vez estuvo el Banco de México, este recoveco es un refugio para melómanos y neófitos por igual. Reducido pero acogedor, la decoración está inspirada en el mítico Village Vanguard, uno de los santuarios de jazz más antiguos de Nueva York.

El menú originalmente era una imitación del estilo cajún de Nueva Orleáns, pero con el tiempo se amplió y se transformó para mostrar a los visitantes las delicias de la cocina mexicana e internacional.

Hoy puedes encontrar desde tacos de arrachera hasta pulpo a la griega. La carta ofrece variedad de platillos que deben ser acompañados con alguno de los cocteles de la casa. Recomiendo el mezcalini de tamarindo, que es una dulce mezcla de tamarindo, controy, jugo de naranja y mezcal para sorberse con mesura. Pero tal vez desees honrar la relación del jazz con el whisky, o prefieras degustar un tinto frente a la tímida luz de la veladora al centro de tu mesa: la elección es tuya, porque éstos son sólo aperitivos.

El plato fuerte se sirve alrededor de las 10 de la noche, cuando la agrupación en turno se apropia del escenario para dar paso al piano y la batería que esperan latentes por el recital de la noche. Todas las noches de miércoles a sábado, El Zinco abre sus puertas al público siempre con un concierto de música en vivo: ya sea la Zinco Big Band, que interpreta a los clásicos como Quincy Jones, Buddy Rich y Frank Sinatra. Ya entrada la madrugada, cuando la música calla y la bohemia se debilita sabrás que es tiempo de partir, aunque solo momentáneamente: al volver la vista a la entrada el sobrio marco sobre el cual reposa la palabra Zinco es una nueva invitación.

El Zinco Jazz Club

20 Motolinía Centro D.F. 06000

Get Directions
[gmw_results]

Our writers' favourites

X
- Enter Your Location -
- or -