El gran regreso del boliche a la Ciudad de México

SHARE


Cuando piensas en la palabra “boliche”, probablemente lo primero que te viene a la mente es alguna tarde de tu infancia, con tus amigos igual de niños que tú, corriendo sin dirección por un local caótico, con luces de neón y olor a calcetines sucios. Borra ya esa imagen de la cabeza: aunque los bolos dejaron de estar de moda hace mucho en la Ciudad de México, desde hace algunos meses hay sitios que están retomando al boliche como un juego sofisticado y divertido, capaz de entretener a gente adulta e incluso de sorprender a los más exigentes.

Es el caso de Penny Lane Al entrar, te encontrarás un restaurante en toda forma. En medio de la decoración, inspirada en la mística de los bolos (mira la cortina hecha de pinos y las figuras que emulan ilustraciones de bolichistas antiguos), las mesas de diseño contemporáneo destacan, igual que la barra iluminada de la orilla. Muchos se quedan ahí, cenan (una de las bien servidas pastas, una pizza para compartir o una hamburguesa de atún, especialidad de la casa) y luego parten a seguir la noche en una de las discotecas aledañas de la zona de Santa Fe. Tú no tienes por qué seguirlos; mejor pasa a la parte de las pistas, con decoración más bien minimalista y exquisita, igual que el menú especial de finger food que ofrece cosas como tacos Rosarito de camarón y costillitas BBQ para degustar mientras juegas. Igual de contento te pondrás al saber que en Penny Lane la especialidad son los eventos grupales; inclusive tienen paquetes en los que, por una módica cantidad por persona, puedes tener juego, comida y bebida que los mantendrán felices toda la noche.

Ahora: si tu grupo es variopinto y cada quién quiere cosas distintas, Alboa es una sala de bolos (corrección: es una sala de bolos con muchísimos accesorios) que los pondrá a todos felices (corrección dos: más que una sala de bolos, Alboa es un parque de diversiones para adultos). Para empezar, además del boliche, tiene la wallscreen más grande de México, ideal para ver partidos de todos los deportes. Pero eso se queda chico junto a la variedad gastronómica del lugar: tres restaurantes con el sello del chef Daniel Ovadía (uno de los más importantes del país) pueden servirte en donde sea que estés pasándola bien. Pide un fish and chips en Cranker, el sports bar, o unos pork buns del asiático Dao. Pero si estás pensando en deleitarte con las suculentas alitas de pato Pekín o la tapa de tuétano del restaurante de cocina casual Avira, mejor ve directamente a la terraza que alberga a este templo a la “cocina abierta al cielo”: además de tener uno de los espacios más bonitos de la zona de Santa Fe, es un concert hall que promete espectaculares chuzas auditivas.

Después de visitar estos dos neo-boliches, querrás revivir tu juventud en los clásicos Bol Insurgentes, Bol Polanco o Bolerama Coyoacán (que es la sala de boliche más grande de América Latina, con más de 50 pistas). Y harás bien: estos clásicos han añejado con gracia. En Bol Polanco, por ejemplo, la barra de snacks se ha vuelto extraordinaria (el plato de botanas, con papas a la francesa, dedos de queso y alitas, está hecho a la perfección). Además, si vas después de las ocho de la noche, ya no te toparás con niños corriendo (ni con esas tediosas “noches de discoteca” que algunas de estas salas se aventuraban a organizar hace unos 20 años), sino con conocedores de los que podrás aprender dos o tres pasos para mejorar tu score, y tendrás una noche tan divertida como las que pasabas con tus amigos de la infancia.

  • Alboa

    Centro Comercial Santa Fe, Vasco de Quiroga 3850 , col. Santa Fe

    2167 8595(55)

  • Bol Insurgentes

    Hermes 25, col. Crédito Constructor

    (55) 5661 1986

  • Bol Polanco

    Vázquez de Mella 315, col. Polanco

    (55) 5557 5299

  • Bolerama Coyoacán

    José María Rico 526, col. Del Valle

    (55) 5534 1292

Our writers' favourites

X
- Enter Your Location -
- or -