El mejor asado en la Ciudad de Buenos Aires

SHARE


Justo en la esquina de Avenida Congreso y Lugones en Villa Urquiza, se come el mejor asado de Buenos Aires, y podés estacionar en la calle sin problemas. La parrilla se llama La Herencia de Juan y la clave es que el restorán tiene pocas mesas y la parrilla está a la vista y cerca de los comensales, con lo cual, la carne siempre llega a buena temperatura. Si bien el mozo recomienda el bife de chorizo Don Juan (en mariposa, con mozarella, panceta y huevo frito), el asado de tira es lo mejor: al tener una proporción de grasa mínima, el sabor es el ideal. “Servimos siempre la parte de las primeras costillas. Por eso el sabor es inmejorable”, justifica el encargado.

Sin embargo, en la esquina de Fitz Roy y Costa Rica (Palermo Hollywood) también vas a encontrarte con un asado inigualable; allí estacionar en la calle es imposible (tenés una hora de estacionamiento sin cargo en El Salvador 5565). Miranda tiene ese toque palermitano, donde el salón tiene una iluminación cuidada, la atención al cliente es excelente y accedés a una carta de vinos variada (la bodega del subsuelo tiene 90 etiquetas y 2,500 botellas). Pero atentos, que acá el secreto de la comanda es triple: de entrada, una empanada de carne y un chorizo (probablemente, el mejor chorizo de la Argentina), y de plato principal, un bife de chorizo a punto. Por lo que no te puedes perder pasar por allí y disfrutar con calma de este festín.

La evolución del mejor asado está en Le Grill en Puerto Madero, donde además de ofrecer carne de exportación, trabajan los cortes con un proceso de maduración en seco de 28 días, lo que garantiza un sabor único, típico del mejor asado y que Mastercard te invita a probar.

Lo cierto es que Buenos Aires tiene tantas buenas parrillas como argentinos que saben dónde comer el mejor asado. Nombres como La Cabrera (Palermo); Lo de Charly, en Villa Ortúzar, que permanece abierta las 24 horas; El Pobre Luis, de origen uruguayo, en el Barrio Chino (bajo Belgrano); o La Brigada, en San Telmo, entre muchas otras, sirven asados inigualables, cada uno con su sello personal. Tal vez, uno de los secretos sea elegir parrillas que trabajen con vacas de pastoreo, que te aseguran un sabor más genuino. Como es el caso de las cinco sucursales de El Mirasol que, además, cuyo sabor y especialidades son recomendadas por su gran calidad.

Comer el mejor asado en Buenos Aires no es una tarea sencilla; es un desafío que todo argentino debería enfrentar.

Our writers' favourites

X
- Enter Your Location -
- or -