El Mate Salió de su Casa

SHARE


El mate dejó de ser un ritual exclusivo de los hogares y ya es tendencia en bares, cafeterías y restoranes de Buenos Aires. Hoy es común encontrarse con menúes que incluyen la infusión como alternativa, acompañada con bizcochitos, y hasta con opciones más gourmet como panes saborizados o tostadas con mermeladas de frutos del bosque. Para los turistas, es una inmejorable propuesta que les permite experimentar una tradición argentina. Para los porteños será como resignificar un ritual: ya no necesitás cargar con el termo para salir a la calle.

La tendencia en la Ciudad de Buenos Aires es tan fuerte que ya existen varios mate-bar. Uno de los primeros en incorporar la propuesta fue la parrilla de Palermo La Payuca donde, además de ofrecerte tostadas, te dan la opción de acompañarlo con tortas fritas. Y esto (los argentinos lo sabemos bien) es difícil de encontrar. La fuente para dos personas te viene con ocho tortas fritas azucaradas. ¡Es como estar en el campo! Y un dato no menor: tienen metegol y dos máquinas de juegos con el PacMan y el Tetris.

Un restorán que se sumó a la movida (y que pocos lo saben) es Raíces, en el barrio de Villa Urquiza (Larralde, a una cuadra de Balbín). Allí te lo ofrecen con tostadas en pan casero (¡muy rico!), con mermelada, queso y dulce de leche. También hay medialunas (siempre pedilas a la mañana) y algunas tortas. Pero si querés un dato casi exclusivo, anotá: en la ciudad de Tigre (40 minutos en tren desde la Ciudad de Buenos Aires) existe el Mueso del Mate. Es buenísimo porque, además de enterarte de algunos detalles curiosos de la infusión que tomás todos los días, hay un bar con servicio libre: te dan un paquete de yerba, un termo que podés recargar indefinidamente y bizcochitos para acompañar.

Pero lo que nadie te dice es cómo tomarlo mejor. En principio, el agua no debe estar hervida; lo mejor es ir cebando hasta que consigas tu temperatura preferida. En cuanto a la yerba, siempre es clave agitar el mate (boca abajo) para que las partes más finas queden arriba y, de esa forma, evitar que se tape la bombilla. La cantidad de yerba es un capítulo aparte, aunque la clave es que no sobre, ya que, si lo sobrecargás, el mate te queda muy corto, y hasta se puede tapar la bombilla. Pero más allá de los consejos, todos estos nuevos lugares para disfrutar de nuestra infusión centenaria ofrecen un nuevo universo de experiencias. Más caliente o más frío, con más o menos yerba, con o sin azúcar… el mate siempre implica compartir un momento. ¡A disfrutarlo!

Our writers' favourites

X
- Enter Your Location -
- or -