Conocé la ruta del mejor café de Buenos Aires

SHARE


En la zona de Palermo Botánico, el mejor café se huele desde la vereda. Que el lugar tenga todas las mesas ocupadas, y que la mayoría de los comensales tenga un pocillo en la mano, es un síntoma de que algo rico sirven ahí. Comer en Buenos Aires es cosa seria, pero beber café se ha convertido en una tendencia que, entre otras cosas, genera fanáticos de lugares como Birkin, un sitio en el que, con sólo mirarlo desde afuera, se ve como una de esas cafeterías de Nueva York, con una mesa alta y larga contra la ventana que da a la calle, algún que otro hipster sentado con su computadora portátil y una barra iluminada con unas lámparas alargadas y serpenteantes. Apenas entrás, el aroma invade todo: dicen que acá sirven el mejor café de Buenos Aires, pero eso lo evaluarás cuando estés ahí. Antes de sentarte, es bueno pasar por el mostrador, para elegir con qué acompañar la infusión: cookies (las de vainilla con chispas de chocolate son incomparables), croissants, budín de limón con nueces, o alguna porción de torta. Elegir tu lugar puede ser una decisión difícil ya que las mesas no están muy separadas, con lo cual, si te sentás en el largo banco que da contra la pared, vas a conseguir algo más de espacio. Y a la hora de elegir qué pedir, pensá que la especialidad es el macchiato, que te lo sirven en un pocillo hermoso, metalizado y con un dibujo sobre la espuma (latte art).

En la ruta del mejor café, Ninina puede ser un amor a primera vista: adentro, los pisos, las mesas y las sillas son de madera, el techo es alto, el ventanal de la entrada le da una luz especial a todo el ambiente, y la supermáquina de café de color rojo se luce en la barra de mármol. Y, según dice en uno de sus pizarrones, todos sus productos son orgánicos, extraídos de su huerta. Por eso, hablando de comer en Buenos Aires, éste es un lugar ideal para el brunch (está resaltado en el menú), donde te lo sirven con panes artesanales, huevos de campo revueltos y un bagel con salmón ahumado. Para la despedida, un ristretto con un alfajorcito de maicena, y un paseo palermitano por plaza Armenia, que está a tres cuadras. Pero ojo, que el mejor café no se bebe sólo en Palermo. Hay un lugar medio escondido, adentro del Mercado de San Telmo, donde no hay demasiadas comodidades ni menús con brunch, pero que también te va a sorprender. Es una especie de barra abierta donde llama la atención que sirven café de máquina y de filtro con diferentes sistemas, según el tipo que te pidas. Se trata del Coffee Town, que sobresale del resto por su apariencia moderna en medio de un mercado arrabalero, rodeado de puestos de frutas y casas de antigüedades. Es muy común cruzarse con extranjeros pidiendo pocillos para llevar, pero lo mejor es hacerse un lugar en la barra y disfrutar de alguno de los cafés del menú: será un verdadero viaje de los sentidos, por los aromas, los sabores, el ruido de la máquina y el entorno tan pintoresco.

Ninguna de estas opciones defrauda, y si te cuesta decidir, visitá las tres.

  • Coffee Town

    Bolívar 970, Ciudad Autónoma de Buenos Aires

    (11) 4300-7333

  • Ninina

    Gorriti 4738, Ciudad Autónoma de Buenos Aires

    (11) 4832-0070

Our writers' favourites

X
- Enter Your Location -
- or -