Actividades para niños: la inolvidable experiencia de Prohibido No Tocar

SHARE


El Museo Participativo de Ciencias está preparado para la diversión en grande, pero también para aprender en grande. Es que los juegos interactivos de la muestra “Prohibido No Tocar” son mucho más que eso: además de jugar, educan. Son nueve salas con actividades para niños, aunque también para los más grandes. De hecho, un cartel anuncia: “Para curiosos de 4 a 100 años”, con lo cual, es ideal para compartir en familia. El Museo está dentro del Centro Cultural Recoleta, ocupa dos pisos (con nueve salas) y lo ideal es que te tomes unas dos horas para recorrerlo, ya que es de lo más divertido e interesante. Por ejemplo, en el segundo piso tenés una esfera metálica que, cuando la tocás, mágicamente se te ponen los pelos de punta literalmente. En seguida, un joven guía explica que se trata de una esfera cargada con electricidad estática que, al entrar en contacto con otra fuente de energía (el cuerpo humano), esa electricidad hace un recorrido hasta llegar a los pelos de la cabeza. Cuando el resto de los chicos de la sala ve esto, en seguida se acerca para probar, al grito de: “¡Yo quiero, yo quiero!”. Hablando de juegos interactivos y actividades para niños, en la sala denominada Música, Ondas y Sonido hay un dispositivo que genera comunicación sonora por medio de parábolas: una persona se pone en un extremo del juego, dice unas palabras frente a un aro y, mediante un sistema de parábolas, el sonido viaja hasta otro aro que está en el otro extremo.

“El objetivo es aprender a través de la participación directa con un mensaje provocador, mostrando que aprender no tiene porqué ser una actividad aburrida”, dice uno de los folletos que te entregan ni bien entrás. Además de las experiencias con electricidad y sonidos, hay salas de mecánica, arte, matemáticas y percepción visual. Por momentos, se escuchan gritos como “¡mirá mamá!” o “¡quiero que me compres este juego!”, aunque los juegos no se venden. Personal del museo entrega carteles con el hashtag #selfieMPC (por Museo Participativo de Ciencias), para que te saques una foto y la compartas en las redes sociales. Cuando prepares tu visita, tené en cuenta que está abierto de martes a viernes de 10 a 17h., y sábados y domingos de 15.30 a 19.30h. Cualquier información sobre días y horarios de visitas la actualizan a través de su sitio web por lo que es aconsejable consultarla antes de ir.

En otro extremo de la Ciudad de Buenos Aires, el Museo Argentino de Ciencias Naturales atrapa a los más chicos con impresionantes exhibiciones de réplicas de dinosaurios en tamaño real, entre otras cosas. Ni bien entrás, y después de pasar la boletería, un par de meteoritos caídos en territorio argentino te dan la bienvenida. El edificio es bellísimo, con una arquitectura monumental de techos altos, molduras con ribetes y escaleras muy señoriales (fue construido en 1937). Al lado de la entrada, hacia la izquierda, lo primero que ves es el acuario y, más allá, la Sala Paleontológica, donde los chicos pueden jugar a ser antropólogos buscando huesos en un área especial. En la planta alta, la Sala de Anfibios y Reptiles propone ver de cerca ejemplares que difícilmente se ven en la naturaleza, y ayuda a perderles el miedo. Entre los juegos interactivos, las actividades para niños más interesantes son las que organiza y comunica en sus redes sociales el museo a lo largo del año, como El Mes de los Misterios, donde la propuesta es, por ejemplo, dibujar, pintar o sacarse fotos divertidas.

Sin dudas, son grandes propuestas para aprender jugando. Además, los más pequeños querrán repetir; eso está garantizado.

  • Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia

    Av. Ángel Gallardo 470, Ciudad Autónoma de Buenos Aires

    (11) 4982-6595

Our writers' favourites

X
- Enter Your Location -
- or -