¿Qué Hacer en Madrid? Domingo Tapeando por La Latina

SHARE


Por la rutina, por el trabajo, por qué sé yo, pero vives cerca de todo y, a veces, no se te ocurre qué hacer en Madrid. Pero desconectar está en tu mano, y dar una sorpresa a tu pareja sin salir de la ciudad es posible.

No vayas a casa, reserva en el hotel Jardines de Sabatini Apartosuites. A un tiro de piedra del centro, sus habitaciones son modernas pero hogareñas. Pide una suite con vista: despertarte con el Palacio Real y ver los Jardines de Sabatini desde tu ventana o tomarte un mojito en la terraza mientras ves el atardecer, no tiene precio.

Después de un buen desayuno, caminar un domingo por la mañana por la plaza de Oriente es un auténtico lujo: puedes disfrutar del Palacio Real y sus jardines, la Catedral de la Almudena, el Teatro Real y, cruzando el viaducto de la calle Segovia, llegarás al famoso barrio de La Latina.

La Latina es uno de los barrios más castizos y antiguos de la ciudad en el que sus calles, de origen medieval, giran alrededor de las plazas de la Cebada y de la Paja. En la Edad Media, La Latina fue el primer centro urbano de Madrid, donde artesanos y agricultores vendían sus productos en los mercados de ambas plazas. Hoy en día, se ha convertido en la zona de tapeo por excelencia de la capital. Tanto es así, que podemos incluso hablar del verbo “latinear”. Por tanto, ¿qué hacer en Madrid un domingo? ¡Sin duda, “latinear”!

Si también te apetece hacer un poco de turismo cultural, acércate a la Basílica de San Francisco el Grande: te va a encantar su maravillosa cúpula neoclásica. Después, sube por la carrera de San Francisco hasta la plaza de los Carros, hasta la iglesia de San Andrés y al lado, en la Plaza de la Paja, el colegio más antiguo de Madrid: el de San Ildefonso.

Las dos calles más importantes de la zona son las dos Cavas: Alta y Baja. Durante la Edad Media, estas dos calles eran fosos de la muralla y, cuando ésta desapareció, en las cavas se comenzaron a abrir posadas que acogían a los viajeros. Hoy en día, hay apenas cinco posadas abiertas, sin embargo, en toda la zona hay un montón de tabernas. Te recomiendo comenzar en El Tomás , donde nada mas entrar, al ver ese ambientazo, te darás cuenta que es uno de los grandes clásicos de La Latina, así que ábrete paso hasta la barra y pide un vermut acompañado de unas tapas. En la misma Cava Baja, acércate al emblemático Casa Lucio: su decoración castiza de tasca del siglo XIX, sus famosísimos huevos estrellados y el hecho de poder estrecharle la mano al mismo Lucio, que siempre anda por allí, son la razón por la cual normalmente en su “casa” no cabe ni un alfiler. Si lo que te gusta es la tortilla de patata, es imprescindible que pruebes la que hacen con cebolla caramelizada en Juana la Loca, !se convertirá en una de tus favoritas! Y para terminar, el postre tómalo sin duda en Delic, un local súperacogedor, que recuerda a esas tiendas de ultramarinos de antes que tenían sus tartas expuestas en la barra. Querrás probarlas todas pero te recomiendo la de zanahoria, ¡de las mejores de Madrid!

¿Te apuntas a “latinear” un domingo?

Our writers' favourites

X
- Enter Your Location -
- or -