Una inolvidable puesta de sol en Madrid. ¿En realidad sólo una?

SHARE


Una puesta de sol en Madrid nunca es un insulso atardecer. Aquí existen rincones especiales donde quedarse obnubilado con la amalgama cromática que pinta el sol al caer tras el horizonte. Hay una frase muy conocida entre los madrileños que reza: “De Madrid al cielo” y es que sus cielos en primavera-verano son únicos pero, sobre todo, saber dónde y cómo capturar los mejores atardeceres urbanos es un arte que pocos dominan.

El origen de este refrán es difuso. Unos cuentan que se hizo famoso a finales del siglo XVIII cuando el rey Carlos III reconvirtió aquella antigua villa castellana en la capital del imperio; otros creen “a pies juntillas” la leyenda según la cual todas las noches, desde el Cerro Garabitas de la Casa de Campo, las almas de los difuntos madrileños suben al cielo. La teoría más fiable es que esta frase nace del poema “Baile del invierno y del verano” del dramaturgo español Luis Quiñones de Benavente, entre cuyos versos descubres: “Pues el invierno y el verano, en Madrid solo son buenos, desde la cuna a Madrid, y desde Madrid al Cielo. Pero antes de dejar el mundo terrenal nada como vivir una puesta de sol en Madrid.

Te propongo un reto: tres días, un cielo, tres atardeceres. ¿Te atreves? Si has asentido, anota. Mi recomendación como aperitivo es experimentar el fenómeno del “terraceo” una costumbre y obligación para los habitantes de la ciudad una vez se instaura el verano. Y no en un bar cualquiera. La terraza-solarium de los Jardines de Sabatini es a donde debes dirigirte para apreciar unas vistas espectaculares al Palacio Real –no muy lejos ves el Templo de Debod– y uno de los atardeceres más cotizados. En la azotea del hotel, de junio a septiembre y de martes a domingo a partir de las 20 horas, pide uno de sus refrescantes cócteles, siéntate y disfruta. El resto viene por sí solo. Importante: el aforo es limitado y para cenar es necesario reservar.

No tienes que desplazarte hasta el otro extremo de la ciudad para cumplir la segunda parte del reto. En Gourmet Experience, el supermercado delicatessen del popular centro comercial El Corte Inglés ubicado en la novena planta, tienes frente a tus ojos el tercer tramo de Gran Vía que desciende hacia Plaza España, el icónico edificio Carrión con su histórico luminoso y los Cines Callao. Ahí puedes tomarte un café o un refresco, o bien hacer hueco en tu estómago y desatar tu lado más gourmet probando una de las 30 variedades de hamburguesas que ofrece la carta de Hamburguesa Nostra. Otras opciones: cocina tradicional española en La Máquina o los Dim Sum de boletus con pato (mis preferidos) en Mister Lee by Café Saigón. Aprovecha y date una vuelta por la tienda gourmet, puede que encuentres un buen souvenir gastronómico. Ya tienes en tu haber un atardecer urbanita de altura sobre los tejados de Madrid.

¿Quién dijo que no es posible sentirse Faraón en el ocaso sin estar físicamente en Egipto? Siéntate en los jardines colindantes o en uno de los muretes de piedra junto al estanque del Templo de Debod. Mira al cielo, redescúbrelo en el reflejo del estanque. La palabra “mágico” se queda corta y encima es completamente gratis. ¡Reto conseguido!

No son todos los atardeceres posibles, pero sí algunos de mis preferidos. Otro día seguimos descubriendo juntos otros rincones secretos para los que seáis cazadores de ocasos como yo.

  • Terraza Solarium Jardines de Sabatini

    Cuesta San Vicente 16, Madrid

    91 542 59 00

  • Gourmet Experience

    Plaza de Callao, 2, Planta 9, 28013 Madrid, España

    +34 913 79 80 00

Our writers' favourites

X
- Enter Your Location -
- or -