Comer en Madrid: Platea

SHARE


Es vintage pero es moderno. Se respira aún el aire antiguo de lo que era el cine Carlos III pero, cuando entras, te sientes en el escenario de tu propia película. Platea es un lugar en el que te da la sensación de que te vuelves color sepia y recuperas, como si de una máquina del tiempo se tratara, lo mejor del pasado, y también del presente.

Platea es la opción chic para comer en Madrid. El escenario, donde se sitúa la pantalla, conecta todos los ambientes y atrae todas las miradas. Puedes sentarte donde quieras, que ese escenario te hipnotizará igual que cuando veías allí una película. Pero ahora, en vez de sumergirte en una historia, creas la tuya propia.

Platea es un espacio en el que disfrutar con los cinco sentidos. La decoración, la música, los sabores, los productos y la ubicación son la mezcla perfecta para que vayas una y otra vez y siempre hagas algo distinto.

En la planta baja, en lo que era el foso, puedes probar la cocina peruana de Kinúa, la japonesa de Shikku o la italiana de Fortino. O, si prefieres el producto nacional, déjate tentar por Sinergia, que es la marca creada por los chefs Paco Roncero, Pepe Solla y Marcos Morán. Entre ellos tres, suman seis estrellas Michelín y 11 soles de la Guía Repsol y, juntos, han creado cuatro espacios muy diferenciados que se sitúan entre lo que era el foso y el patio de butacas. En Batea, el protagonista es el mar; en A Mordiscos, la tentación está en forma de bocadillo; en Castizo, puedes comer frituras y croquetas; en Entrecortes, la delicia son las hamburguesas reinventadas y en De Cuchara puedes tomar un caldo calentito que, en invierno, es lo que apetece.

En lo que era el primer anfiteatro, otro chef condecorado con dos estrellas Michelín, ofrece la mejor cocina a un precio asequible. Por aproximadamente 40 euros, puedes disfrutar de la alta cocina de Arriba, el Bistró de Ramón Freixa. Te recomiendo que pidas la ensaladilla rusa al corte y te atrevas con las “butiperrinchis” (su interpretación del perrito caliente con butifarra catalana) pero, sobre todo, que dejes hueco para el postre: el bizcocho y mousse del long-éclair con helado de chocolate es delicioso e ideal para compartir.

Pero la “experiencia Platea” no se trata sólo de comer en Madrid de la mano de maestros cocineros. Platea es merendar con tu madre una tartaleta de pistacho y frambuesas naturales en Mama Framboise. Es charlar con tus amigos en el aperitivo en La Hora del Vermut. Es disfrutar del espectáculo que haya esa noche (siempre música en vivo, aunque el estilo varía según el día) mientras te tomas un cóctel preparado por los barmen de prestigio internacional en El Palco. Es ser y ser visto. Es comprar fruta de máxima calidad en Gold Gourmet o el mejor jamón y queso para llevar a tu casa en Sabor a Dehesa. Es sentir, tan solo por el glamour de la decoración, que estás en los años 40 y todo es exquisito.

Y, cuando salgas de Platea, de nuevo, al barullo incesante de la calle Goya y de la gran ciudad, te sentirás maravillado por este oasis que, con tantas joyas de la gastronomía, parece la cueva de Alí Babá.

Platea Madrid

5 Calle de Goya Madrid Comunidad de Madrid 28001

91 577 00 25

Get Directions
[gmw_results]

Our writers' favourites

X
- Enter Your Location -
- or -